“Enfermedad crónica degenerativa que produce la alteración destructiva de los cartílagos de las articulaciones.”

Los dolores articulares de esta enfermedad suelen ir acompañados de otros síntomas como el deterioro progresivo de la calidad del lubricante articular o líquido sinovial. La causa de dolores tan fuertes se desencadena por la pérdida de elasticidad y flexibilidad en huesos y articulaciones.

Para aliviarlo, aunque no se regenere el cartílago, mediante pruebas físicas y manuales se puede conseguir mayor movilidad de las articulaciones, evitar los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona.