“Enfermedad que se caracteriza por un dolor muscular crónico de origen desconocido, acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas.”

La finalidad principal de la osteopatía en esta enfermedad es mejorar la calidad de vida del paciente que la sufre y conseguir así que pueda llevar una vida de lo más cómoda posible, con energía y actividad.

Lo esencial es buscar el origen de los síntomas y después recobrar el equilibrio estructural y funcional, con técnicas como masajes, termoterapia, estiramientos y liberación miosfacial.  No debemos olvidar que cada persona tiene desencadenantes diferentes, por lo que primeramente es necesario realizar un estudio previo del paciente a fin de determinar la causa de su malestar.